Home

Del Museo Natural Bello al Museo Viviente

Guest post by Gerardo Zavarce

JR-Mara yanomami Cayita 2Mayra (Cayita) Bello es una mujer que vive en el barrio Los Cocuyos, ubicado en el sector La Bandera, adyacente al terminal de pasajeros de occidente de la ciudad de Caracas. Cayita, como la llaman en el barrio, llegó a la capital en la década del sesenta, proveniente del oriente de Venezuela, atraída por las promesas de bienestar que mostraba el crecimiento urbano. Arribó al barrio –en Venezuela se le llama barrios a los asentamientos populares informales- para construir su casa y habitar la ciudad disfrutando, como le gusta manifestar, de la amplia perspectiva visual que brinda Los Cocuyos sobre Caracas.

Durante los primeros años en la ciudad Cayita trabajó como mujer de servicio para diferentes familias de las urbanizaciones aledañas a La Bandera. Pero después de los sucesos del llamado Caracazo (27 de febrero de 1989), Mayra Bello tomó la iniciativa de ofrecer en el mercado informal, secundario, objetos abandonados en el caos de la explosión social.

Así, Mayra Bello se hizo recolectora o chatarrera como la describen en Los Cocuyos. Rápidamente se dio cuenta que mediante los ingresos obtenidos en el mercado secundario de mercancías reutilizables, podía compensar los ingresos de su trabajo como trabajadora doméstica. Nunca más trabajó como mujer de servicio, desde ese momento se convirtió en emprendedora y de forma implícita, sin proponérselo, en una peculiar coleccionista y creadora.

Mayra_Cayita_Bello_MNB_CELARG_2004 copy 2.jpg

Cada mañana -de lunes a miércoles- desde hace más de 30 años, Mayra Bello recolecta los desechos materiales de las urbanizaciones caraqueñas de Santa Mónica, Los Chaguaramos y Los Rosales. Se trata de una tarea sistemática que realiza acompañada de sus hijos y de un viejo carrito de supermercado.
En cada recorrido, Cayita descubre y resguarda vestigios de la memoria objetual residual de la ciudad: juguetes, vestidos, lámparas, discos en vinyl, piezas de cerámica, tarjetas telefónicas, son algunos de los objetos que le gusta recolectar.

Mayra_Cayita_Bello_Museo_Natural_Bello_CELARG_2004.jpg

Cayita recoge objetos de la calle y los transforma a través de diversos procesos y gestos particulares, logrando desbordar las lógicas propias del intercambio de mercancías y los procesos inherentes al coleccionismo. Es decir, contrario a la norma, Cayita vende lo que no le gusta y colecciona desechos que llaman su atención, ella le proporciona a cada uno un (re)encantamiento particular.

Bajo esta dinámica, la familia Bello abrió las puertas de un museo singular en el epicentro del Barrio Los Cocuyos: el Museo Natural Bello.

Museotopías del barrio

Para Gustavo Buntinx, crítico y curador de arte contemporáneo, un museo se articula mediante una colección y un proyecto crítico. Además, sostiene que en América Latina lo pequeño no solo es hermoso sino viable. Bajo estas premisas propone lo que denomina museotopías o experiencias heterodoxas de museos como alternativas a las modalidades y concepciones tradicionales de los museos.

En este sentido, el Museo Natural Bello, concebido por Cayita, con la colaboración de una de sus hijas, emerge como una museotopía en el Barrio. El despliegue de una voluntad creativa especial, un deseo liberado de proponer alternativas en medio de ciertas carencias y adversidades.

Mayra_Cayita_Bello_Museo_Natural_Bello_2004

El Museo Natural Bello resguarda, clasifica, transforma y exhibe su patrimonio recolectado de los residuos y desechos que invaden la ciudad. Es natural porque ocupa el patio de la casa. También es Bello porque ocupa la vivienda de la familia Bello, argumenta Cayita.

Así, da cuenta de una concepción especial del paisaje, naturaleza y belleza articulados desde una poética propia de las estéticas populares: transgresoras, desafiantes, densas e inestables. Si Marcel Duchamp llevó a través del ready made un urinario al espacio de exhibición de la obra de arte como una estrategia conceptual; Mayra Bello hace de su casa un museo para proporcionarle otro significado a los objetos allí resguardados, es un ready made contaminado y kitsch, raro en cierta manera y de sentido inverso.

Lo que importa en ambas situaciones es que mantienen la naturaleza arbitraria del signo como detonante para la construcción de significados. En una ocasión Cayita exhibió su colección de lámparas antiguas. Uno de los espectadores señaló: Cayita pero son lámparas actuales, no son lámparas antiguas. Ella respondió con media sonrisa cargada de ironía: Lo sé, pero yo quiero que sean antiguas.

Vale destacar que la propuesta de Mayra Bello ha logrado infiltrarse y participar en los espacios tradicionales de exhibición. En el año 1996 participó por invitación del artista visual Juan Carlos Rodríguez en el Salón del Paisaje, Museo de Arte Contemporáneo Mario Abreu, Maracay, Estado Aragua. Allí desplegó parte de su colección mediante una instalación denominada: Mar de Museo, este trabajo recibió una mención especial de los miembros del jurado.

En el año 2000 nuevamente Mayra (Cayita) Bello junto Juan Carlos Rodríguez, conciben la exposición Mara/Yanomami en los espacios de la Sala Mendoza, un trabajo colaborativo y de coautoría en el que desplegaron parte de los objetos que conforman la colección del Museo Natural Bello. En el año 2004 el Museo Natural Bello exhibió su colección en la Sala Uslar del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG).

Postal1    Postal2

Con el tiempo el Museo Natural Bello fue mutando a lo que Cayita denomina un Museo Viviente. Sus hijos comenzaron a construir sus viviendas en el terreno de su casa y el museo se ha tenido que transformar de la misma forma en que se altera la fisonomía de las casas del barrio, cambia porque es un organismo vivo, no es un mausoleo.

Impulsada por el crecimiento familiar, Cayita se llevó sus colecciones a su habitación: vestidos blancos, disfraces, muñequitos de cerámica, lámparas antiguas, muñecas sin cabeza y con cabeza, tarjetas telefónicas, sombreros y abanicos ahora conviven en su espacio más privado.
Entonces, para ella el Museo Natural Bello ahora es el Museo Viviente porque ella vive con sus colecciones, duerme con todos aquellos objetos que le gustan y le otorgan sentido al devenir de su vida y la del barrio.

JUAN CARLOS Y CAYITA 2

 

Retrato Gerardo Zavarce.jpgGerardo Zavarce: Licenciado en artes por la Universidad Central de Venezuela (1999). Se ha desempeñado como investigador, promotor y asesor en el área de cultura y artes visuales. Ha sido profesor universitario invitado en las cátedras de: sociología del arte, análisis de la realidad sociocultural, historia del arte, seminario de estética e historia del arte, en la Universidad central de Venezuela (UCV) como en la Universidad Nacional Experimental de Yaracuy (UNEY). Ha participado como organizador y ponente en eventos nacionales e internacionales: destacando el Seminario de Arte Emergente (Mendoza, Argentina, 2004) y el 1er Encuentro Iberoamericano de Espacios Culturales Alternativos (Caracas, 2006). Colabora permanentemente con diversas publicaciones de arte y cultura como redactor y editor. Durante los años 2006-2009 colaboró como crítico en el Diario El Nacional (Venezuela). Actualmente se desempeña como curador e investigador independiente. Desde el año 2007 es co-curador de la Galería El Anexo Arte Contemporáneo (Caracas, Venezuela). Desde el año 2011 coordina el programa de educación experimental de la Feria Iberoamericana de arte y desde el 2015 se desempeña como asesor del Museo de Arte Contemporáneo del Zulia (MACZUL) y la Organización Nelson Garrido (La ONG). Actualmente reside en Santo Domingo, República Dominicana.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s